El contrato del dibujante

El contrato del dibujante nos presenta a Mr. Neville, un artista arrogante que es contratado por Mrs. Herbert para que dibuje doce paisajes de su mansión y de los jardines que la rodean. Los dibujos serán un regalo para su marido, que está unos días fuera de la casa. La relación entre los Herbert no es muy buena, eso queda claro. Neville rechaza el encargo, le dice a Mrs. Herbert que no podría pagarle lo que cuestan sus dibujos. Una cosa lleva a la otra y acaban firmando un contrato en el que Mrs. Herbert ofrece su cuerpo como parte del pago.